Castellano
Éxodos
Elías Letelier

 

Los seres avanzan hacia un horizonte

y son colonos de territorios descifrados

o torrentes que se sumergen  en el esófago

de un monasterio de sequías.

 

A veces,

todas las hojas caen del árbol

y el paisaje queda desnudo.

 

La vida, entonces,

es la extendida procesión de un lago

que se desmorona por la fístula del éter;

su bulto mojado  o estanque de llanos aéreos

es un famélico arsenal de bisagras amarillas

que cae al monopolio de una serranía de óxidos.